Menú
Menú

Los scrubbers destacan como solución a las nuevas restricciones de emisiones del Anexo VI Convenio MARPOL

  • Estudios recientes indican que es mejor para la calidad del aire usar fuel oil pesado con scrubbers.
  • A partir del 1 de marzo de 2020 quedó prohibido llevar a bordo fuel oil pesado (HFO) sin scrubbers.
  • Esta nueva norma costará al sector naviero unos 60.000 milllones de dólares al año.

Los scrubbers son equipos que depuran los gases de escape de los motores de los barcos, eliminando los óxidos de azufre (SOx), la materia particulada (PM) y los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH). Varios estudios recientes indican que, gracias a su contribución en la eliminación de los PAH, es mejor para la calidad del aire usar fuel oil pesado (HFO) con scrubbers que combustibles destilados.

Pese a los efectos negativos de los gases contaminantes, la permanencia de los SOx en capas altas de la atmósfera, en forma de aerosoles sulfatados, influye positivamente en el balance neto de la radiación del calor de la Tierra hacia el exterior. Su efecto es contrario al de los gases de efecto invernadero: contribuyen a reducir el efecto invernadero.

Por otra parte, para eliminar el azufre del petróleo (por destilación o mediante hydrocraking) hay que consumir mucha energía, lo que aumenta las emisiones de CO2 en las refinerías. Por tanto, la eliminación a ultranza del azufre de los combustibles marinos se presenta muy negativa para el cambio climático.

Según establece el Anexo VI del Convenio MARPOL, el límite máximo mundial del contenido de azufre en los combustibles marinos pasó en enero de 2020 del 3,5% al 0,5% (reducción de un 86%).

Para entender cuál es el impacto de las emisiones de los barcos a la atmósfera, primero hay que diferenciar entre dos tipos de gases: los contaminantes y los de efecto invernadero. Ambos tipos pueden parecer similares pero el impacto medioambiental es diferente.

Tipos de gases

Por una parte, los principales gases contaminantes  son el óxido de azufre (SOx) y el óxido de nitrógeno (NOx), además de la materia particulada (MP) y los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH). Estos gases no tienen efectos graves a grandes distancias. Por eso, al ser emitidos por los barcos en alta mar, no suponen un riesgo para la salud pública. Este tipo de gases influyen negativamente, sobre todo, en zonas cercanas a la costa y suelos de naturaleza ácida por las lluvias ácidas.

Por otra parte, los principales gases de efecto invernadero son el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4) y los compuestos orgánicos volátiles (COV). Estos gases no tienen efectos importantes sobre la salud pública, aunque se emitan en las ciudades. El efecto nocivo de estos gases se nota principalmente en la atmósfera, ya que contribuyen al efecto invernadero.

Regulación en el ámbito marítimo

Todos los transportes tienen una regulación estatal e internacional en lo que a emisión de gases se refiere. Por eso, el sector naval no es distinto a otros como el ferroviario o el aéreo. Por una parte, las emisiones de SOx se regulan poniéndole límites a la cantidad de azufre de los combustibles marinos, actualmente un 0,5%.

En los puertos de la UE y en Zonas de Control de Emisiones, el límite es de 0,1%. Las emisiones de NOx, por otra parte, se regulan con tres niveles, siendo más restrictivas con los buques nuevos y en las “zonas de control de emisiones de óxidos de nitrógeno”.

En cuanto a los gases de efecto invernadero, los buques nuevos se ajustan a restricciones que aumentan con el tiempo, controlando las toneladas de CO2 emitidas. Debido a este control, entre 2008 y 2018 las emisiones se redujeron más de un 30% por tonelada y milla.

Qué son los scrubbers y qué beneficios tienen

A partir del mes de marzo de 2020, ningún barco podrá utilizar combustibles no reglamentarios a no ser que disponga de scrubbers, es decir, depuradores de SOx. Este sistema es destaca como solución según la Asociación de Navieros Españoles (ANAVE). Además, la OMI quiere reducir en un 40% por tonelada y milla las emisiones para 2030, y en un 50% para 2050.

Los sistemas conocidos como scrubbers son equipos que depuran los gases de escape de los motores de los barcos, eliminando los SOx, PM y PAH. Con scrubbers instalados, los buques pueden utilizar fuel oil pesado (HFO), más barato que el refinado y permitiendo reducir notablemente las emisiones de gases de efecto invernadero en las refinerías.

Hay tres tipos de scrubbers: de ciclo cerrado (que retienen a bordo los productos del lavado de los gases), abierto e híbridos. La OMI tiene regulados los vertidos al mar de las aguas de lavado de los scrubbers mediante unas directrices, actualmente en revisión, ya que algunos puertos han anunciado que prohibirán los scrubbers de ciclo abierto (Singapur, Hamburgo y Amberes).

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar